Gacetillas

Más de 1500 personas asistieron a las Conferencias Centrales del

Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia a cargo del Cardenal Peter Turkson, Presidente del Pontificio Consejo “Justicia y Paz”, y de Monseñor Jorge Casaretto, Obispo de San Isidro y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Rosario, 7 de mayo de 2011 – Frente a más de mil quinientas personas que asistieron al Teatro el Círculo de Rosario, se realizaron las Conferencias Centrales. Entre los participantes se encontraban representantes de 58 diócesis del país y de diversos sectores (sociales, politicos, empresariales, sindicales, académicos y otros credos) y alrededor de 500 jóvenes.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Monseñor José Luis Mollaghan que destacó el rol de los laicos y su deseo de ahondar en la Doctrina Social de la Iglesia. Habló también de la necesidad de realizar gestos concretos que manifiesten la verdadera solidaridad: “que todos se sientan responsables de todos.”

A continuación el Nuncio Apostólico, Adriano Bernardini, afirmó que la “Iglesia Católica no puede echarse atrás en la misión de iluminar la acción de los hombres de buena voluntad para la solución de los problemas de la sociedad” y compartió con los presentes el mensaje y la bendición de la Santa Sede: “es necesario reconocer el papel fundamental de los laicos para que el mundo se impregne de las enseñanzas de Cristo.”

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, pronunció un mensaje de bienvenida a su provincia, habló de la actualidad de los temas de la DSI y culminó sus palabras diciendo “Tenemos que construir una nación argentina basada en valores, como la solidaridad, la participación y la transparencia, para garantizar la dignidad humana.”

El intendente de Rosario, Roberto Miguel Lifschitz, estuvo también presente acompañando el desarrollo de este Congreso.

El rector de la UCA, Pbro. Dr. Victor Manuel Fernandez acercó a los presentes un mensaje de esperanza: “cada época presenta sus dificultades, y sería simplista decir que unas son más duras y exigentes; simplemente son diferentes. Por una sencilla razón: siempre está la debilidad humana, la búsqueda enfermiza de sí mismo, el egoísmo cómodo.” Y resaltó: “si en tantas circunstancias adversas (que vivimos a lo largo de toda la historia de la humanidad) fue posible un compromiso valiente y gozoso, también hoy podemos vivirlo.”

A continuación el Cardenal Peter K. A. Turkson, Presidente del Pontificio Consejo “Justicia y Paz” compartió su conferencia “Promover el desarrollo humano integral para erradicar la pobreza” (Ver conferencia completa).

Allí señala que “hemos de advertir que el panorama de la pobreza puede extenderse indefinidamente, si a las antiguas añadimos las nuevas pobrezas, que afectan a menudo a ambientes y grupos humanos no carentes de recursos económicos, pero expuestos a la desesperación del sin sentido, a la insidia de la droga, al abandono de las personas en la edad avanzada o en la enfermedad, a la marginación o a la discriminación social.” Se refirió también a “la pobreza espiritual (una pobreza de mente y espíritu, una pobreza de valores, de consistencia y compromiso, de sinceridad y de buena voluntad) que está estrechamente relacionada a la persistencia de la pobreza material.”

En esta suerte de diagnóstico, habló también de la falta de fraternidad entre los hombres y entre los pueblos, mencionada por S.S. Benedicto XVI en su encíclica “Caritas in Veritate”: “la actual sociedad que cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos.”

Como respuesta a estas cuestiones, habló de la DSI como instrumento del desarrollo humano integral y se refirió al imperativo eclesial a la vivencia de la caridad, a la necesidad de una profunda conversion, a la fidelidad a la verdad, al respeto por la Vida Humana, a la Justicia y a la Gratuidad “como expresión de verdadera fraternidad humana en orden al desarrollo, pues la vida humana como vocación al desarrollo, implica la disponibilidad solidaria al prójimo como auténtico reflejo de la disponibilidad para con Dios.”

Monseñor Jorge Casaretto, Obispo de San Isidro y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social se dirigió en primera instancia a los jóvenes y les dijo: “Ustedes son el presente.” Casaretto habló del caracter pastoral de este Congreso que tiene por objetivo realizar aportes, desde distintos sectores, guiados por la Doctrina Social de la Iglesia, para promover políticas públicas que garanticen el cuidado de la vida, el desarrollo integral y la erradicación de la pobreza como prioridad nacional del Bicentenario 2010-2016. Resaltó así la importancia del trabajo de las veinte mesas temáticas.

También dijo: “Tenemos que evitar la queja, los argentinos somos excesivamente quejosos.” Y continuó: “es imperioza la necesidad de priorizar el diálogo como el gran instrumento de la construcción de la democracia. Una actitud dialogal que nos lleva a superar un clima de constante controversia y hasta enfrentamientos que agudizan nuestra fragmentación. Los obispos argentinos hemos insistido también en la necesidad de llegar a acuerdos básicos que se concreten en políticas de estado perdurables.”

Por último, Casaretto habló de la importancia de una profunda reconciliación: “¡Debemos tratarnos como hermanos, no como enemigos y centrarnos en el presente para encarar el futuro con renovadas esperanzas.”

Finalizado este encuentro los participantes se dirigieron a la Sede Rosario de la UCA para continuar con el trabajo en mesas temáticas.

A las 19.30 h el Cardenal Peter K. A. Turkson celebrará misa en el Espacio Joven destinado a más de 500 jóvenes de 18 a 24 años con inquietudes politicas, sociales y ciudadanas.

 

————————————————————————-

 

Bajo el lema “UNIDOS PARA PROMOVER EL DESARROLLO INTEGRAL

Y ERRADICAR LA POBREZA” comenzó el Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia

Rosario, 6 de mayo de 2011 – Frente a más de mil trescientas personas que asistieron a la Sede Rosario de la UCA, se realizó la apertura del Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia, convocado por la Conferencia Episcopal Argentina con el objetivo de realizar aportes, desde distintos sectores, guiados por la Doctrina Social de la Iglesia, para promover políticas públicas que garanticen el cuidado de la vida, el desarrollo integral y la erradicación de la pobreza como prioridad nacional del Bicentenario 2010-2016,

En este marco, el Arzobispo de Rosario, Monseñor José Luis Mollaghan habló del gran desafío que se nos presenta en profundizar en el valioso contenido de la doctrina social de la Iglesia (DSI) y principalmente en la vivencia de la misma para que se traduzca en un comportamiento concreto.

El rector de la Universidad Católica Argentina, Pbro. Dr. Víctor Manuel Fernández dió su mensaje de bienvenida alentando a reforzar el sentido social no solo del Evangelio sino del saber mismo por medio de la dedicación al otro, de este tiempo para pensar en el otro y sobretodo de los más postergados.

Por su parte, el Presidente de Honor de la Fundación Konrad Adenauer, Bernhard Vogel, se refirió a la DSI en Alemania afirmando que con sus preceptos “logramos construir una sociedad libre convencida de que la dignidad del hombre es inalienable. El hombre, creado por Dios, debe ser el eje central de las decisiones políticas, económicas y científicas.”

Eduardo Serantes, Presidente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, afirmó que “nuestro país necesita que le demostremos que podemos dialogar y reflexionar para crear propuestas concretas que garanticen el desarrollo integral y la erradicación de la pobreza.”

Cada una de las ocho regiones pastorales del país expuso un informe con la metodología de trabajo de ver, juzgar y actuar. El denominador común de los informes fue la problemática de la pobreza en sus diversas manifestaciones:  desintegración familiar, vivienda digna, la problemática de las adicciones (alcohol, droga y juegos de azar), la desnutrición, el desempleo y la necesidad de revalorizar la cultura del trabajo. Asimismo se presentaron propuestas de acción en común para superar estas problemáticas.

El padre Juan Carlos Scannone s.j. estuvo a cargo del cierre de este espacio:

“Me llamó satisfactoriamente la atención que varios informes, cuando pasan al actuar aluden a políticas públicas compartidas por medio del diálogo y consensos básicos entre ciudadanos y políticos de distintas tendencias, así como a la necesaria interconexión entre los gobiernos nacional, provincial y local con respecto a dichas políticas de Estado. Asimismo se propone formar una red constituída por las diferentes organizaciones de la sociedad civil, la Iglesia y las Iglesias y confesiones religiosas, el Estado y sus funcionarios a fin de buscar eficazmente el bien común, la erradicación de la pobreza y el desarrollo en justicia y equidad.”

Luego los participantes, representantes de las distintas diócesis del país y de diversos sectores (sociales, políticos empresariales, sindicales, académicos y otros credos, para mencionar algunos) trabajaron en la Primera Sesión de las distintas Mesas Temáticas.

Mañana sábado a las 9 h se llevarán a cabo las conferencias centrales en el Teatro el Círculo de Rosario a cargo del Cardenal Peter Turkson, Presidente del Pontificio Consejo “Justicia y Paz”, y de Monseñor Jorge Casaretto, Obispo de San Isidro y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

 

—————————————————————————

 

“UNIDOS PARA PROMOVER EL DESARROLLO INTEGRAL

Y ERRADICAR LA POBREZA”

Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia

 

Buenos Aires, 19 de abril de 2011 - Con el objetivo de realizar aportes, desde distintos sectores, guiados por la Doctrina Social de la Iglesia, para promover políticas públicas que garanticen el cuidado de la vida, el desarrollo integral y la erradicación de la pobreza como prioridad nacional del Bicentenario 2010-2016, se desarrollará, el 6, 7 y 8 de mayo, el Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia, convocado por la Conferencia Episcopal Argentina.

El Congreso, que se realizará en la Arquidiócesis de Rosario, surge como una iniciativa de los Obispos de todo el país que, reunidos en asamblea plenaria en noviembre de 2009, hicieron un llamado a la acción a los cristianos y a la ciudadanía en general, como agentes de transformación de la vida social, económica y política del país, alentándolos a dar el paso de habitantes a ciudadanos responsables.

Las conferencias centrales se llevarán a cabo el sábado 7 de mayo por la mañana en el Teatro el Círculo de Rosario y estarán a cargo del Cardenal Peter Turkson, Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, y de Monseñor Jorge Casaretto, Obispo de San Isidro y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

El resto del Congreso se realizará en la sede de Rosario de la Universidad Católica Argentina donde representantes de las distintas diócesis del país y de diversos sectores (sociales, políticos empresariales, sindicales, académicos y otros credos, para mencionar algunos) trabajarán en distintas mesas temáticas. (Ver Mesas)

En el marco del Congreso, se realizará simultáneamente, en la Ex Sociedad Rural de Rosario, el Espacio Joven destinado a jóvenes de 18 a 24 años con inquietudes politicas, sociales y ciudadanas.

La Misa de Clausura del Congreso será presidida por el Cardenal Jorge Mario Bergoglio s.j., Arzobispo de Buenos Aires y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.

Organizan el Congreso la Arquidiócesis de Rosario, la Comisión Episcopal de Pastoral Social, la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina y la Universidad Católica Argentina. Por su parte, Cáritas Argentina, el Departamento de Laicos y Acción Católica Argentina adhieren a su realización.